Fracaso anticipado del voluntarismo en la lucha contra el cambio climático

Reflexiones luego de asistir a la Jornada de debate sobre la Ley Catalana de Cambio Climático organizada por el Colegio de Ambientólogos de Cataluña

El negacionismo y el cambio climático

El negacionismo . Photo courtesy of JP García – Leantricity

Tuve el placer de asistir al mencionado debate, y la sorpresa de, al fin!, encontrar más de un ponente que pusiese el foco en la crisis energética (raíz de todas las crisis encadenadas). Esto ha sido un punto muy positivo, así como el debate posterior. Lo que no me ha alentado demasiado es la intromisión en la mencionada ley de algunas cláusulas que literalmente garantizan su fracaso. Relaciono esto con algo que habitualmente digo: la diferencia entre conocer un problema, y resolverlo, entre cumplir un objetivo, y fracasar, suele ser abismal y depende de la ejecución, no del discurso. 

Como ejemplo simpático de la diferencia entre saber algo y comprenderlo, mirad el video siguiente sobre “la bicicleta invertida”

En el mundo de la Eficiencia Energética (y lateralmente relacionado con la lucha contra el cambio climático) todavía estamos presos de un mito muy dañino:

  • “No se puede gestionar lo que no se mide”: nunca algo tan obviamente cierto ha opacado algo muchísimo más poderoso y letal: no se puede gestionar lo que no se quiere gestionar…

La obediencia a esa máxima evidente ha facilitado inversiones en equipos de medición y auditorías. ¿Ha esto impulsado meteóricamente la aplicación de medidas tendientes a un mejor uso de los recursos (principalmente energéticos)? Absolutamente no. Saber que algo está mal (incluso peor, a veces analizando el malgasto evidente se abren debates para su justificación) no garantiza que podamos llevar a cabo las medidas correctivas.

El cambio climático pondrá límites si no lo hace la ley

El cambio climático pondrá límites si no lo hace la ley. Photo courtesy of JP Garcia – Leantricity

Cómo ha de ser de poderosa la lucha subyacente a todo proyecto de ahorro (entre la nueva forma eficiente de trabajar y la anterior, ineficiente pero la que nos da dinero hasta el presente) que hasta en la propia Ley de Cambio Climático en estudio en Cataluña se ha añadido un “haremos todo esto a menos que…” y las condicionantes son afectaciones a la economía, el trabajo, y la competitividad.

La propia Ley de Cambio Climático de Cataluña dice en su Artículo 4 apartado C, lo siguiente:

Els objectius de reducció poden ser modificats posteriorment en funció de les circumstàncies següents: 

Afectacions a l’economia catalana, en especial aquelles relatives a la competitivitat dels sectors, a les petites i mitjanes empreses i a la creació d’ocupació.

¿A alguien se le ocurre que tomar medidas de ahorro radicales (como las que son necesarias) puede hacerse sin afectar a la economía, la competitividad o la ocupación? Este es un caso extremo de mala definición del alcance y los objetivos: el alcance global es salvar al planeta, dentro del planeta está la humanidad y sus actividades, pero el impulso a las actividades como son hoy, tiene prioridad sobre la intención de salvar al planeta. Es decir, que lo salven los demás. Lamentablemente, hasta que no se definan los marcos sostenibles de lo que es la economía, la competitividad y el trabajo, esto será el pez que se muerde la cola aprobado por el Parlamento.

Para darle más gravedad al caso, la economía catalana exporta un 17% de coches y un 17% está relacionado con la industria química (petróleo dependiente). ¿Cree alguien que podrá no verse afectada la competitividad de la misma si se toman medidas serias para combatir el cambio climático?

Si hubo un punto de acuerdo unánime, expuesto entre la mayoría de ponentes y comentarios de los asistentes, fue que la existencia de una justificación a relajar las medidas a tomar contra el cambio climático en la propia Ley dificulta mucho el alcanzar los objetivos. Un pedido unánime fue que se eliminase dicho Artículo 4. ¿Se logrará?

Author: Juan Pablo

Trabajé con proveedores de servicios Apple antes de fundar mi propia empresa distribuidora de productos Apple, que conduje por 8 años. Luego he trabajado en consultoría y ventas en varios proveedores de servicios para gobiernos de Europa antes de fundar Leantricity España en Barcelona en 2011. Desde entonces, he trabajado con importantes empresas de servicios TIC para desarrollar proyectos exitosos de ahorro energético en informática destinados a gobiernos autonómicos y locales, así como también en el ámbito sanitario y comercial privado. El Ayuntamiento de Barcelona, la Agencia Española de Administración Tributaria, Heineken España, el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol y otros, son algunos de los clientes donde ayudamos a diario y que van desde 1000 a 30.000 ordenadores logrando ahorros de más del 30%. El 100% de nuestros proyectos tienen un ROI de menos de 18 meses. Aparte, trabajo a la distancia como asesor tecnológico del que quizás sea el mejor entrenador de fútbol profesional activo en la actualidad, @Arielholan_DT (si te interesa por qué, puedes leer este artículo: http://www.martiperarnau.com/tactica/cuando-ariel-holan-llego-al-futbol-el-futbol-le-pidio-un-autografo/)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *